De paradojas y utopías 

Activismo versus gobierno

1).- Novatez e inexperiencia

Dice el vulgo que nadie nace sabiendo. Y es cierto. Y en la cultura mexicana, “echando a perder se aprende”. También lo es. Pero en los cánones de la decadente política mexicana neoliberal, conservadora y hoy populista, llegar a un cargo público siempre ha exigido un mínimo de conocimiento. Con sus excepciones. Porque también hubo –y hay- juniors que se fueron por el elevador y no por las escaleras. Los menos fueron fogueados por papi como asesores, secretarios particulares o auxiliares. En el PRI se dio lo que el historiador Luis González y G., calificó como una “ronda generacional”. Familias completas metidas en el ajo y sorbiendo de la ubre oficial. Y eso fue su perdición. Hoy vemos que Morena repite los mismos moldes. Con un adicional: premia el activismo político. Olvidó la formación de cuadros.

2).- No somos experimento

En este gobierno, el gabinete es un “retrato de familia”. Exhibe vacíos evidentes. Tal parece que el gobernador Salomón Jara, primero atareado en cuajar la candidatura ante el inminente cabildeo de la senadora Susana Harp, se olvidó de un factor trascendente: preparar a sus colaboradores. Quitarles lo silvestre. Ponerlos a revisar textos, leyes, reglamentos, redactar oficios, contestarlos, memorándumes, etc. Al menos, en los documentos que le serían propios, para que no anduvieran perdidos como hoy. Traslapando funciones de otras áreas. O haciendo labores que no les son propias. Premiar el activismo político es un ejercicio que pronto mostrará sus efectos más perniciosos. Oaxaca ya no está ni para experimentos de novatos, ni tierra de conquista de fuereños y extranjeros.

3).- Una primavera ad hoc 

Cada vez se advierte más el nepotismo, el pago de favores, el arribo de una casta forjada en la meritocracia y el favoritismo. No es lo mismo ganar elecciones que gobernar. Como sociedad ya no estamos para curvas de aprendizaje. El entramado de esposas, esposos (as), hermanos (as), hijos (as), sobrinos (as), etc., ha resultado una ofensa a la ciudadanía, habida cuenta de que es una forma sui generis de corrupción. Exhibe también, un gobierno de medio pelo, que fue ubicando sus piezas en el gabinete cual si fuera una tómbola. En el IEEPO, por ejemplo, el titular, Emilio Montero, acomodó en cargos directivos a toda la banda delictiva que le rodeó como edil de Juchitán. Tiene en su dependencia a familiares de conocidos capos tecos. Hay que recordar que fue estigmatizado como delincuente por el ex gobernador Alejandro Murat.

4).- Futurismo atolondrado

La evidente falta de oficio, de responsabilidad y vocación de servicio en las tareas de gobierno, ha hecho a varios patinar. Otros se han extraviado. Siguen en el activismo. Han ocupado los cargos como plataforma para publicitarse. Dos casos: Antonino Morales Toledo, Secretario de Administración y Laura Estrada Mauro, de Bienestar, Tequio e Inclusión, están en abierta e ilegal campaña anticipada. Han saturado las regiones con publicidad, con caravanas de salud y demás. ¿Acaso son tiempos de campaña? Le han hecho segunda a Claudia Sheinbaum. Que por fortuna ya la pararon. Ni bien se sentaron en sus oficinas y enloquecieron. No tienen ni tablas ni fogueo político. Son amateurs de liga local, pero ya quieren treparse a las grandes ligas. Por eso el país está tan jodido políticamente. Una república bajo la amenaza autocrática y populista.

BREVES DE LA GRILLA LOCAL:

— El affaire Ovidio Guzmán fue visto por la opinión pública mexicana como un mea culpa y un regalo al presidente Joe Biden, previa la cumbre de líderes de América del Norte, uno de cuyos temas claves es la seguridad y el tráfico de fentanilo que ha acabado con la vida de más de 100 mil estadounidenses. Ni un abrazo y muchos balazos. 29 muertos, nada más. Si el Cártel de Sinaloa ha sido ubicado como uno de los que tiene presencia en Oaxaca, hay que ver cómo se da el reacomodo. O más bien, los coletazos de la violencia y las ejecuciones.

— ¡A pagar los platos rotos! Luego de los hechos, motín y fuga en el CERESO Núm. 3 de Chihuahua, ya nos cobraron la factura a Oaxaca, con el arribo de 41 reos peligrosos al penal federal de Mengolí de Morelos, Miahuatlán. Gracias a ello, esta población es hoy una tierra de nadie.

Consulte nuestra página: www.oaxpress.info y www.facebook.com/oaxpress.oficial Twitter: @nathanoax      

Leave a Comment